TRIAZOLAM Ficha Técnica (Prospecto)

Sinónimos

Clorazolam.

Propiedades

El triazolam es una benzodiazepina hipnótica con una vida media plasmática de 1,5 a 5,5 horas. Los picos de los niveles plasmáticos (rango de 1 a 6ng/ml) son alcanzados en 2 horas después de la administración oral. El triazolam y sus metabolitos, principalmente como conjugados glucurónidos, los cuales son inactivos, son excretados primariamente por orina. Sólo pequeñas cantidades de triazolam intacto aparecen en la orina. Los dos metabolitos primarios conjugados aparecen en un 79,9% de la excreción urinaria. Estudios in vitro, demuestra que altas concentraciones de triazolam no desplazan las uniones de bilirrubina en el suero humano. En estudios de laboratorio del sueño, triazolam disminuyó significativamente la latencia del sueño, incrementó la duración del sueño y disminuyó el número de despertares nocturnos. Después de dos semanas de administración nocturna consecutiva, los efectos de la droga en el tiempo total de vigilia disminuyen y los valores registrados en el último tercio de la noche se acercan a los niveles basales. En la primera y/o segunda noche después de la discontinuación del fármaco, el tiempo total del sueño, el porcentaje de tiempo empleado en dormir y la rapidez de quedarse dormido frecuentemente, fueron significantemente menores que en las noches previas al fármaco. Este efecto es llamado a menudo insomnio de "rebote".

Indicaciones

Alteraciones del sueño (despertar precoz, sueño intermitente). Insomnio transitorio y de corto plazo.

Dosificación

Vía oral: es importante individualizar la dosificación de triazolam para un efecto benéfico máximo y ayudar a evitar las reacciones adversas significativas. La dosis recomendada para la mayoría de los adultos es de 0,25mg antes de retirarla. Puede ser que una dosis de 0,125mg sea suficiente para algunos pacientes seleccionados. La dosis de 0,5mg se debe reservar para aquellos pacientes que no respondan adecuadamente a una dosis menor. En pacientes geriátricos y/o debilitados, la dosis recomendada varía de 0,125mg a 0,25mg. La terapia se debe iniciar a 0,125mg en este grupo. Al igual que con otros medicamentos, se debe usar la dosis mínima efectiva.

Reacciones adversas

Alta frecuencia: sedación (mareos, somnolencia, ataxia y/o falta de coordinación), considerado como una prolongación de la actividad farmacológica de la droga. Las reacciones menos frecuentemente encontradas incluyen estados de confusión o daño en la memoria, depresión del SNC y trastornos visuales. Adicionalmente a las reacciones indicadas con anterioridad, otras reacciones rara vez reportadas durante el uso clínico de triazolam en todo el mundo incluyen: agresividad, desmayos, insomnio transitorio después de la discontinuación del medicamento, alucinaciones, síncope y sonambulismo. Aunque la presencia absoluta de las reacciones adversas con triazolam es baja, puede haber una relación a la dosis. Las reacciones adversas de las benzodiazepinas que son prolongaciones de sus acciones farmacológicas (por ejemplo, el mareo o amnesia) están claramente relacionadas a la dosis. No se ha establecido la relación de la dosis con el riesgo de otras reacciones adversas. De acuerdo con las buenas prácticas médicas se recomienda que la terapia se inicie con la dosis mínima efectiva.

Precauciones y advertencias

Se debe tener precaución en pacientes con insuficiencia hepática o pulmonar severa, o apnea del sueño. En pacientes con función respiratoria comprometida se han reportado con muy baja frecuencia depresión respiratoria y apnea. No se ha establecido la seguridad y eficacia de triazolam en personas menores de 18 años. Cuando triazolam se utiliza en las dosis recomendadas para un tratamiento corto, el riesgo de dependencia es bajo. Sin embargo, al igual que con todas las benzodiazepinas, este riesgo se incrementa con dosis mayores y el uso a largo plazo y aún más en pacientes con un historial de alcoholismo o abuso de drogas. Se han reportado síntomas de abstinencia, incluyendo convulsiones, cuando los pacientes discontinúan abruptamente las dosis diarias múltiples de triazolam. Aunque las benzodiazepinas no son depresogénicas, pueden estar asociadas con la depresión mental, la cual a su vez, puede o no estar asociada con las ideas de suicidio o intentos reales de suicidio. Esto se presenta en raras ocasiones y de manera no predecible. Al igual que con otras benzodiazepinas y medicamentos activos al SNC, se han reportado en raras ocasiones con triazolam tres grupos de síntomas idiosincrásicos que se pueden sobreponer: síntomas de amnesia (amnesia anterógrada con comportamiento adecuado o no adecuado); estado de confusión (desorientación, desrealización, despersonalización y/o estupor mental); y estado de agitación (movilidad, irritabilidad y excitación). Frecuentemente, otros factores pueden contribuir a estas reacciones idiosincrásicas, por ejemplo, la toma concomitante de alcohol y otros fármacos, carencia de sueño, estado premorboso anormal, etc. El triazolam no se debe usar en madres que estén en etapa de lactancia. Se debe tener cuidado con los pacientes que deban manejar vehículos u otras maquinarias peligrosas el día posterior a la dosificación nocturna de triazolam, hasta que se observe que no muestran somnolencia o mareos. Precauciones en relación con efectos de carcinogénesis, mutagénesis, teratogénesis y sobre la fertilidad: las benzodiazepinas pueden causar daño fetal cuando son administradas durante el embarazo. Se sugiere en varios estudios un aumento en el riesgo de malformaciones congénitas asociadas con el uso del diazepam o clordiazepóxido durante el primer trimestre del embarazo. La distribución transplacentaria, ha demostrado una depresión del sistema nervioso central neonatal seguida de la ingestión de dosis terapéuticas de benzodiazepinas hipnóticas durante las últimas semanas del embarazo. No se tiene evidencia de un potencial carcinogénico de triazolam.

Interacciones

Las benzodiazepinas producen un efecto aditivo cuando se coadministran con alcohol u otros depresores del SNC. Las interacciones farmacocinéticas se pueden presentar cuando el triazolam se administra con medicamentos que interfieren con su metabolismo. Los compuestos que inhiben ciertas enzimas hepáticas (particularmente el citocromo P450IIIA4) pueden incrementar la concentración del triazolam y aumentar su actividad. Los datos de los estudios clínicos con triazolam, estudios in vitro con triazolam, y estudios clínicos con fármacos metabolizados similarmente al triazolam, dan evidencia de diferentes grados de interacciones así como posibles interacciones con triazolam para un gran número de fármacos. Basándose en el grado de interacción y el tipo de datos disponibles, se hacen las siguientes recomendaciones: está contraindicada la coadministración de triazolam con ketoconazol, itraconazol y netazodone. No se recomienda la coadministración de triazolam con otros antifúngicos del tipo de los azoles. Se debe tener precaución y se recomienda la reducción de la dosis cuando el triazolam se coadministra con cimetidina o antibióticos macrólidos tales como la eritromicina, la claritromicina y la troleandomicina. Se recomienda tener precaución cuando se coadministra el triazolam con la isoniazida, la fluvoxamina, la sertralina, la paroxetina, el diltiazem y el verapamilo. Alteraciones en los resultados de las pruebas de laboratorio: No se han reportado hasta la fecha.

Contraindicaciones

Hipersensibilidad conocida a las benzodiazepinas. Lactancia. Embarazo.

Sobredosificación

Los síntomas de sobredosificación pueden incluir somnolencia, confusión, ataxia, lenguaje cercenado, y finalmente coma. Se han reportado convulsiones, depresión respiratoria y apnea con la sobredosificación. El tratamiento de la sobredosis incluye en pacientes lúcidos lavado gástrico y medidas de sostén general. En sujetos en coma se indicaron medidas generales, aminas presoras, oxigenoterapia, respiración asistida, etc.

Medicamentos que contienen Triazolam