PENFLURIDOL - Reacciones adversas

Los efectos adversos son leves, de baja frecuencia, raros y, en general, remiten a las 48 horas para desaparecer espontáneamente a las 3-6 semanas del tratamiento. Estos incluyen parkinsonismo (bradicinesia, rigidez muscular, problemas para la marcha, afasia, temblor, micrografía), distonía o discinesia aguda (tortícolis, trismo, crisis oculógiras), acatisia, hiperprolactinemia (en algunos casos, conduce a galactorrea o amenorrea), síndrome neuroléptico maligno que se caracteriza por hipertermia, rigidez muscular, labilidad autonómica, alteraciones de conciencia, coma y aumento de CPK. Los signos de disfunción autonómica como taquicardia, labilidad de la presión arterial y sudación preceden a veces a la hipertermia y representan signos de alarma precoces. En estos casos el tratamiento con penfluridol debe suspenderse de inmediato, iniciándose las medidas de soporte oportunas y una vigilancia cuidadosa. Otros efectos secundarios observados son alteraciones visuales, hipotensión, síntomas gastrointestinales (náuseas y vómitos), fatiga, salivación, sudación excesiva, mareo, confusión, cefalea, dermorreacciones y aumento de peso. Muy raramente se observó depresión, alteraciones de la función hepática y taquicardia benigna.