HEXACLOROFENO Ficha Técnica (Prospecto)

Propiedades

El hexaclorofeno es un desinfectante derivado halogenado del fenol, que posee actividad bacteriostática y detergente. Este derivado fenólico, por su alto coeficiente de partición, penetra fácilmente a través de las membranas celulares de las bacterias y al combinarse con las proteínas protoplasmáticas las desnaturaliza y precipita actuando como veneno protoplasmático para ellas. Se utiliza tópicamente para limpiar la piel, en general como emulsión al 3%. Tiene actividad contra numerosas bacterias grampositivas, incluidos Staphylococcus aureus. Con el uso repetido se logra actividad antibacteriana acumulativa, debido a la permanencia del fármaco en la piel; la limpieza posterior con jabón o alcohol elimina estos residuos. Las soluciones de hexaclorofeno tienen una acidez similar a la de la piel sana (pH 5 a 6). La aplicación reiterada lleva a la aparición de niveles sanguíneos detectables de la droga, debido a su absorción por la piel sana.

Indicaciones

Lavado quirúrgico. Limpieza y desinfección de la piel. En el control de brotes de infección o sepsis intranosocomiales de bacterias grampositivas cuando otros métodos fracasan.

Dosificación

Para el lavado de manos se utilizan 5ml de solución al 3%. Frotar durante 3 minutos y enjuagar luego con abundante agua. Repetir la operación en el lavado quirúrgico.

Reacciones adversas

En ocasiones puede presentarse dermatitis y fotosensibilidad. En el uso repetido o prolongado: enrojecimiento, descamación, sequedad de la piel.

Precauciones y advertencias

Enjuague completamente después de usar. La absorción de hexaclorofeno por la piel sana es elevada, por lo que la falta de enjuague podría ocasionar la aparición de niveles tóxicos de la droga en sangre. La absorción en la piel lesionada es mucho más rápida, por lo que en algunas afecciones (ictiosis congénita, dermatitis) puede presentarse toxicidad. Se ha señalado en algunos casos neurotoxicidad severa y hasta mortal con la aplicación en quemaduras. La aplicación debe suspenderse si aparecen síntomas de irritabilidad cerebral. Los niños son muy susceptibles a la acción neurotóxica del hexaclorofeno y en ocasiones se presentan convulsiones e irritación cerebral. El fármaco es teratogénico en animales. Al no existir pruebas concluyentes se recomienda no usar en mujeres embarazadas o durante la lactancia a menos que el beneficio para la madre supere el riesgo potencial para el feto. No debe usarse rutinariamente para la higiene del niño.

Contraindicaciones

No utilizar en la piel quemada o denudada, ni con vendajes oclusivos. Evitar el contacto con los ojos o con las mucosas. No utilizar en tampones vaginales. Hipersensibilidad al hexaclorofeno o a otros derivados fenólicos.

Sobredosificación

La ingestión accidental de hexaclorofeno puede causar anorexia, vómitos, cólicos abdominales, diarreas, hipotensión arterial, shock y muerte. Tratamiento: lavado gástrico inmediato, administración de aceite de oliva (retarda la absorción), catártico salino. Tratamiento sintomático: vasopresores, hidratación parenteral, oxigenoterapia.