HERPES GENITAL - Prevención

Los condones siguen siendo la mejor forma de protegerse contra la adquisición de la infección por herpes genital durante la actividad sexual. El uso correcto y continuado del condón ayudará a evitar la propagación de la enfermedad.El uso de condones de LATEX es obligatorio; se deben evitar los condones de membranas animales, ya que el virus los puede penetrar. Se ha probado y demostrado que el condón femenino reduce con éxito también el riesgo de transmisión.Datos recientes muestran que el uso de un fármaco antiherpético puede ayudar a prevenir la transmisión del virus a otros.Por otra parte, la prevención es difícil debido al hecho de que el virus se puede diseminar a otros incluso cuando la persona infectada no tiene síntomas obvios (descamación asintomática). Las personas que padecen de herpes genital deben evitar el contacto sexual cuando presentan lesiones activas.Además, los individuos que saben que tienen herpes genital, pero sin síntomas corrientes, deben informarle a su compañero que tienen la enfermedad. Esta precaución le permitirá a ambas partes usar una protección de barrera para prevenir la transmisión de la enfermedad.A las mujeres embarazadas que sufren infección por herpes simple se les deben practicar cultivos virales del cuello uterino y de los genitales externos cada semana, a medida que se acerca la fecha del parto. Si el cultivo viral es positivo para herpes o si hay presencia de lesiones activas en el momento del parto, se recomienda parto por cesárea para prevenir la infección del recién nacido.Se han desarrollado vacunas contra el herpes, pero aún se consideran medicamentos experimentales. Sin embargo, las vacunas no son una cura ni tratamiento para las personas que ya tienen herpes.