DIFTERIA


Causas, incidencia y factores de riesgo
   

La difteria se propaga a través de las gotitas respiratorias, como las que se producen con la tos o los estornudos, de una persona infectada o de alguien que porte la bacteria pero que no tenga ningún síntoma. La difteria también se puede diseminar por objetos o alimentos contaminados (como la leche contaminada).

La bacteria afecta más comúnmente la nariz y la garganta. La infección de garganta produce una seudomembrana o cubierta de color gris a negro, dura y fibrosa que puede ocasionar obstrucción de las vías respiratorias. En algunos casos, la difteria puede inicialmente infectar la piel y producir lesiones cutáneas.

Una vez que ocurre la infección, las sustancias peligrosas producidas por la bacteria se pueden diseminar a través del torrente sanguíneo a otros órganos, como el corazón, y causar daño significativo.

Debido al uso generalizado y rutinario de las vacunas DTP en la infancia, la difteria ahora es poco común en muchas partes del mundo. En los Estados Unidos, se presentan menos de 5 casos al año.

Los factores de riesgo son, entre otros: el hacinamiento, la higiene deficiente y falta de vacunación.



 

Medicamentos para DIFTERIA